Consejos para prevenir la pérdida de memoria

Cómo prevenir la pérdida de memoria

Hay distintos tipos de pérdida de memoria, están los que son enfermedades degenerativas, y otros que son síntomas ligados a la edad. Según nos hacemos mayores nuestra memoria empieza a funcionar de forma diferente y lo normal es que empeore. Por eso mismo te traigo una serie de consejos para prevenir la pérdida de memoria.

El alzheimer es la enfermedad degenerativa en la que todos pensamos cuando oímos las palabras pérdida y memoria juntas. Esta es bastante complicada de tratar y hasta el momento no tiene cura. Es una enfermedad que afecta al cerebro, concretamente la parte que se encarga de los recuerdos. Hace que la persona afectada tenga un trastorno y pierda y recupere la memoria de forma espontánea.

Por otro lado, tenemos la pérdida de memoria ligada a la edad, la cual hace que con el tiempo nos cueste más recordar cosas. Esta se da debido a una degeneración por los años, y al ser un deterioro de las células no es posible prevenirla.

Trucos para prevenir la pérdida de memoria

No hay estudios científicos que hayan comprobado extensamente los resultados, pero es posible prevenir el alzheimer, o sus efectos más adversos con una serie de costumbres que podemos llevar a lo largo de nuestra vida. Si seguimos estos trucos, nuestra probabilidad de padecer alzheimer se reducirá bastante.

Mantén la cabeza en marcha

hacer sudoku mejorar memoria

El cerebro como todos los órganos de nuestro cuerpo se pueden acostumbrar fácilmente al sedentarismo. Si dejamos de usarlos, se atrofian, y esto es una de las peores cosas que puedes hacer. Lo ideal es que mantengas un ritmo intelectual medio como mínimo para evitar futuros problemas.

Puedes dedicarte a hacer sudokus, jugar con el ordenador o consola a cualquier tipo de juego (cuanto más difíciles mejor), o incluso al ajedrez. También es muy recomendable combinarlos con lectura, cine, espectáculos y todo tipo de actividades que mantengan a tu cerebro en marcha. Cuanto más lo uses, menos probabilidad de padecer enfermedades de este tipo tendrás.

Una dieta equilibrada

No puedes centrarte en comer únicamente lo que te gusta. A mí personalmente no me cuesta, pues me encantan por ejemplo el brócoli y las verduras, pero hay muchos que no salen del chocolate y las hamburguesas.

Procura comer un poco de todos los grupos y añade más alimentos ricos en vitaminas a tu dieta. Si es necesario, puedes hacerte con algún complejo vitamínico en caso de que lo tengas difícil.

Evita el riesgo vascular

Para prevenir el alzheimer es bueno que nos centremos también en prevenir los problemas vasculares. Esto lo puedes conseguir con algunos métodos para evitar la diabetes, hipertensión, colesterol, etc. Si tratas de tener al mínimo el riesgo en estos grupos y te cuidas un poco, lo estarás haciendo bien.

Ejercicio

hacer ejercicio correr memoria

Es la palabra tabú por definición. El que para cualquier cosa nos recomienden hacer ejercicio o actividad física puede parecer una tontería, pero es que el ser humano no está "diseñado" para estar sentado.

Debes coger las riendas de tu cuerpo y obligarte al menos una vez cada par de días a salir una horita a caminar, subir esas escaleras en lugar de coger el ascensor, o incluso ir a hacer deporte con los amigos.

Hay algunos estudios que sí demuestran que la actividad física previene los síntomas del alzheimer, así que ponte las pilas y ¡a sudar!

Duerme como toca

Ya he hablado en alguna ocasión de que no es bueno dormir menos de 8 horas. Nuestro cerebro se regenera durante las horas de sueño, y privarle de estas horas es una de las peores cosas que podemos hacer.

Si duermes las horas que toca, verás como además de rendir más en tus tareas diarias, estarás más atenta y recordarás mejor las cosas. Esto a la larga te ayudará a prevenir el alzheimer.

Si tienes hijos o en tu familia ves que hay antecedentes de alzheimer, deberías ponerte manos a la obra. No lo tomes como sacrificios, sino que si aprendes a disfrutar de ello e integrarlo en tu día a día, verás como no podrás estar sin estas pautas.

¿Ejercitas tu cerebro? ¿Qué otros consejos nos darías tú? Comenta y comparte.