Alimentos que mejoran el desarrollo del feto

Los mejores alimentos para el embarazo

El embarazo pertenece a las épocas más bonitas en la vida de una mujer y la mayoría de las futuras madres intenta darle lo mejor a su bebé desde el principio a través del estilo de vida y alimentación. A continuación hablaremos sobre los alimentos estrella que aportarán al feto los nutrientes necesarios y le facilitarán el comienzo de la vida.

Lista de alimentos recomendados durante del embarazo

Zanahoria

La verdura de color naranja, como justamente la zanahoria, contiene betacaroteno , uno de los antioxidantes naturales más poderosos. También lleva gran cantidad de vitamina A, la cual es imprescindible para la salud de los ojos, crecimiento y desarrollo correcto del bebé.

Plátanos

Representa la merienda ideal para recargar energía, la cual les falta a menudo a las mamás durante del embarazo. Contiene azúcares simples fáciles de digerir y también vitaminas y minerales, sobre todo zinc y potasio, ambos esenciales para la salud del feto y la futura madre.

Verdura de hoja

Ácido fólico y hierro junto con más vitaminas presentes en las verduras de hoja (col, espinaca, lechuga, etc.) velan por la salud del bebé. El ácido fólico es realmente importante para un crecimiento y desarrollo normal. Además es una fuente perfecta de fibra y ayuda a frenar el apetito, a veces exagerado, de las embarazadas.Verdura de hoja

Pimiento rojo

Este alimento es una de las fuentes más ricas de vitamina C (ojo, que la naranja también contiene mucha), la cual es necesaria para la síntesis de colágeno en el cuerpo. Esta proteína es la base de los tejidos conectivos, es decir ligamentos, cartílagos y huesos. La vitamina C también colabora en el correcto funcionamiento del sistema inmunológico.

Manzanas

Seguro que cada futura mamá de vez en cuando tiene ganas de comerse todo lo que hay en la nevera, pero debería darles preferencia a las “chucherías sanas". Éstas no sólo satisfarán su apetito, sino que también le aportarán los nutrientes necesarios. Y un buen ejemplo es una manzana acompañada de un puñado de nueces.

Judías blancas

Proteínas, fibra, hidratos de carbono completos, vitaminas y minerales, todo esto se esconde en las judías de siempre y por eso no deberían faltar en el menú de las embarazadas. Además, un consumo regular de este alimento reduce el nivel de LDL, es decir del colesterol malo, y estabiliza el nivel de azúcar en sangre.

Almendras

Son una fuente muy rica de fibra, proteínas, hidratos de carbono y vitaminas, sobre todo de la E. 100 gramos de almendras contienen hasta 170 % de la cantidad diaria recomendada (CDR). La vitamina E es un antioxidante importante que protege la piel ante los daños y fomenta un desarrollo sano de las membranas celulares.

Aceite de oliva

Existen grasas malas, las cuales es mejor evitar (las saturadas de origen animal) y grasas buenas, las que las células necesitan para su correcto desarrollo (insaturadas de origen vegetal). El aceite de oliva pertenece al grupo de las grasas sanas y le proporciona al organismo ácidos grasos omega 3 y 6, imprescindibles para un buen funcionamiento del cerebro.

Tomates

Los tomates no sólo tienen pocas calorías sino que también son ricos en vitaminas. Uno de ellas es el antioxidante licopeno, el cual protege las células ante el posible deterioro por los radicales libres. Las investigaciones muestran que el licopeno reduce el riesgo de cáncer, fomenta el sistema inmunológico y protege ante los efectos negativos de los rayos UVA.

Copos de avena

La papilla de avena es un plato fácil de digerir e ideal para las futuras madres, ya que suelen tener problemas con la digestión. Además, la avena tiene un efecto calmante y reducen el estrés. Aparte de eso son una buena fuente de fibra, hidratos de carbono, vitaminas y minerales.

Quinoa

Este cereal originario de la América del Sur pertenece a los “super alimentos”, es decir, es un alimento con una gran cantidad de sustancias beneficiosas para la salud. Contiene muchos nutrientes imprescindibles para un desarrollo sano del bebé y al mismo tiempo es baja en calorías. Ya sea cocida o guisada, la quinoa es una fuente muy rica de proteínas, hidratos de carbono completos, vitaminas del grupo B y manganeso, el cual ayuda a garantizar un crecimiento óptimo y un correcto desarrollo de los órganos internos.

Granos de quinoa

Arándanos

Otro “super alimento”, del cual no se deberían olvidar las mujeres embarazadas. Gracias a su alto contenido de antioxidantes ayudan a proteger el feto ante posibles sustancias dañinas luchando contra los radicales libre.

Tofu

Si buscamos una fuente de proteínas baja en calorías, el tofu es una buena opción. Este queso vegetal se elabora a partir de los granos de soja y se aprecia por su alto contenido de aminoácidos que fomentan la producción de colágeno. El tofu tiene muy poca grasa y es fácil de preparar.