El hecho de que los fumadores activos perjudican su propia salud y la salud de los demás porque los convierten en fumadores pasivos es bastante conocido. Pero los estudios más nuevos demostraron que hasta "el humo de tercera mano" puede dañar las células de ADN.