Cómo curar los cálculos amigdalares con agua oxigenada

Cómo curar los cálculos amigdalinos con agua oxigenada

Este es un problema bastante frecuente y que no todo el mundo sabe que padece. Te voy a contar cómo curar el cáseum amigdalar con agua oxigenada en casa de forma sencilla y de paso curar la halitosis.

Aunque no es uno de los únicos problemas que provoca halitosis, sí que desprende un olor bastante desagradable y se ha asociado directamente a muchos de los casos que se tratan a diario.

Cómo eliminar el cáseum amigdalar

Si no sabes que es esta dolencia, es muy fácil de reconocerla, ya que aparece como pequeños bultitos blancos o de un color un poco amarillento. Estos bultos o bolas están formadas por comida que se ha quedado pegada en las paredes de la garganta, a la mucosa o en las cavidades.

sacar-lengua-calculos-amigdalares

Precisamente porque es comida que en muchos casos se está descomponiendo, se produce ese olor tan malo que hace que parezca halitosis.

Para eliminar por completo los cálculos amigdalinos, vas a necesitar unos bastoncillos de las orejas (o hisopos), y agua oxigenada.

Cómo quitar los cálculos de la garganta

No tengo que decir que hay que tener cuidado al hacer esto, ya que podríamos perder el bastoncillo si no tenemos cuidado. Si no te fías mucho, puedes atar una de las puntas a un dedo con un trocito de hilo para evitar tragarlo.

Una vez localizado el cáseum amigdalar, debes poner en la punta de un hisopo unas gotas de agua oxigenada. Esto ayudará a reblandecer las bolitas atascadas.

agua-oxigenada-gotas

Ahora solo queda que con el bastoncillo acaricies suavemente las bolitas, poco a poco. No te impacientes, pues es un proceso que puede llevarte algo de tiempo. Se trata de hacer que se desprendan de la garganta para al final poder extraerlas con el bastoncillo.

En caso de que caigan en la garganta y te las tragues no te preocupes, pues seguirán el ciclo de digestión de cualquier otro alimento.

Una vez hayas extraído cada bolita, coge un bastoncillo limpio, pon agua oxigenada, y debes frotar suavemente donde estaba pegado. De esta forma te aseguras de eliminar cualquier bacteria que quedase en la zona y permitirás que se regenere correctamente la mucosa.

Recuerda que este remedio solo puedes hacerlo en caso de que tengas el cáseum amigdalar a la vista. Si está más escondido deberías ir al médico para que te trate de forma correcta.

La mejor parte, es que si tenías mal aliento, lo más seguro es que ahora tengas un aliento fresco y sin olores raros.

¿Tenías cáseum amigdalar? ¿Qué tipo de alimentación sigues? Comenta y comparte.

Publicado en Sin categoríapor Equipo CV el