Cómo controlar la ansiedad por comer

Cómo controlar la ansiedad por comer y todo lo que necesitas saber

Comer por ansiedad es una de las peores cosas que te pueden pasar, ya que cuando pierdes el control y se vuelve algo frecuente puedes pasarlo peor. Te voy a enseñar cómo controlar la ansiedad por la comida, y cuáles son sus síntomas y causas.

¿Qué es la ansiedad por comer?

A grandes rasgos, la ansiedad por comer es tan simple como el comer sin control y compulsivamente todo lo que se te ponga por delante. No necesariamente tiene que hacerte engordar, aunque casi siempre es uno de los síntomas más claros.

Cuando tienes ansiedad por la comida, no puedes resistirte a comer con prisas, cantidades excesivas, y sobre todo de cualquier tipo de alimento, aunque los más dulces o menos saludables son los que más te atraerán.

Hay una pequeña contradicción en todo esto, pues a pesar de que pienses que es algo malo, lo llevamos todos en los genes. Hay algunos estudios con un resultado bastante curioso. Este tipo de ansiedad es un mecanismo de defensa.

Hace mucho, el ser humano comía compulsivamente cuando el organismo tenía la necesidad de ponerse en marcha. Incluso cuando se veía en peligro, servía para incorporar un montón de energía y así poder huir por ejemplo.

Hoy en día, y tal y como ha cambiado la sociedad, esto ya no es necesario, y somos nosotras las que tenemos que controlar a nuestro cuerpo de ciertos excesos. Es verdad que sería genial, pero el cuerpo no sabe lo malo que puede ser comer compulsivamente.

ansiedad-comer-control-saciedad

Por qué aparece la ansiedad por la comida

Cuando hablamos de ansiedad al comer o por la comida, estamos hablando del mismo estado de ansiedad que provoca otros comportamientos. La única diferencia es que este tipo desemboca en la ingesta de grandes cantidades de comida.

Cuando padecemos un trastorno de ansiedad, que es un problema mental, no siempre se manifiesta de la misma forma.

En este caso al sufrir ansiedad por la rutina, un estado de estrés, un problema en la vida o incluso con la familia, se puede manifestar la ansiedad por la comida de forma espontánea.

Es una sensación de necesitar comer grandes cantidades sin importar qué ni lo que venga después, y es bastante complicado controlarla.

ansiedad-comida

¿Por qué es mala la ansiedad por comer?

Bueno, si lo manda el cuerpo será porque lo necesito ¿no? Ahí hay un problema de concepto, puesto que el cerebro se ha ido adaptando a un estilo de vida, mientras que el cuerpo no ha evolucionado a esa velocidad.

Piénsalo. Tu organismo sigue siendo como el de los antepasados hace cientos de miles de años. Esto significa, como ya he hablado en otros artículos, de que no todo lo que comes es bueno para el cuerpo, precisamente porque no puede asimilarlo correctamente.

Comer en grandes cantidades y dejarte llevar con esto, lo primero que te provocará será obesidad. Además no solo eso, ya que dependiendo de lo que comas, y cuánto, también te puede causar problemas de salud.

Imagínate comer varias tabletas de chocolate al día, o incluso una lechuga entera, el estómago no está preparado para ello y podrías sufrir alguna rotura.

Lo más preocupante es la cantidad de grasas, hidratos que no quemarás y toxinas que metes en el organismo, ya que ni la falta es buena, ni el exceso tampoco.

controlar-ansiedad-comer-ejercicio

Cómo controlar la ansiedad por la comida, y cómo curarla

A pesar de ser un comportamiento evolutivo, hoy en día lo mejor sería tratar de evitar la ansiedad por comer. No es fácil, y tienes que mentalizarte de ello, pero hay varias pautas que puedes seguir, de forma que te ayudarán a controlarla.

  • Come cosas que llenen: los alimentos saciantes, o muy bajos en calorías pero voluminosos, serán los que más te ayudarán, puesto que te sentirás llena antes y no podrás comer más. Para esto son geniales las proteínas y los vegetales con gran cantidad de agua.
  • Come poco a poco: puede ser difícil, pero trata de controlar la velocidad a la que comas. Cuanto más despacio comas, o más tardes en masticar los alimentos, menos comerás antes de que tu cerebro reciba la señal de “depósito lleno”.
  • Haz ejercicio, pero de verdad: en lugar de salir solamente a andar, prueba a ir a caminar en terrenos más empinados, correr, o incluso caminar el doble y un poco más rápido. El ejercicio reduce el estrés y te ayudará a controlar la ansiedad.
  • A practicar yoga: puede que no sea una de tus prioridades, pero el yoga además de ayudarte con la elasticidad, te enseñará a controlarte, calmarte y aguantar esas ganas locas de llenarte la boca.
  • Ponte la porción justa: en lugar de hacer comida para que se salga del plato, haz una ración normal. Pésala si es necesario y sírvetela, cómela despacio y saboréala. Verás que al ver el plato vacío dejarás de tener hambre.
  • Alguna infusión para relajarte: estas, además de ser naturales, te ayudarán a controlar la ansiedad. Una infusión, un poquito de sol y una música tranquila mientras piensas en algo que te guste (que no sea comida), son terapias muy buenas.
  • A comer varias veces al día: si eres de las que hacen una o dos comidas, prueba a partir alguna de ellas en más de una. Lo ideal son 5 comidas al día, una cada 2 horas, pero aun así debes controlar la cantidad para no comer aún más.
  • Deja todos los alimentos excitantes: y con excitantes me refiero a cafeína, teína, tabaco, alcohol, y otras sustancias. Si reduces la excitación, también lo harán las ganas de comer.

Por último y como última solución lo que puedes hacer es ir al médico si ves que nada de lo de arriba te funciona. Piensa que se puede volver algo crónico, y eso sería un problema que derivaría en otras enfermedades.

¿Estás sufriendo ansiedad por comer? Cuéntanos tu caso y comparte.

Publicado en Sin categoríapor Equipo CV el