Comer más sal no significa beber más

Comer más sal no significa beber más, es justo al revés!

Siempre se ha dicho que cuanta más sal comemos más agua se bebe, porque el cuerpo recibe ciertas señales por ello. No solo que comer más sal no te hace beber más, sino que desata el efecto contrario en el cuerpo.

Al consumir una mayor cantidad de sal, durante varias horas el cuerpo responde reduciendo el consumo de bebidas. Por supuesto esta conclusión es gracias a una investigación del Journal of Clinical Investigation.

Cuanta más sal tomes, más líquidos retienes

Lo que sí que va a hacer tu cuerpo, es empezar a retener líquidos, precisamente para intentar compensar ese exceso de sodio que le estás metiendo.

Al retener líquidos, lo que conseguimos es sentirnos hinchadas, y además que la necesidad de beber se reduzca, pues el cuerpo tiene suficiente líquido. El cuerpo es sabio para algunas cosas, y esta es una de ellas.

echarse-sal-plato-cantidad

Seguramente ya habrás llegado a la conclusión de que el exceso de sal en la dieta es malo para la salud, pero no solo porque no se debería consumir mucha sal. Al pasarte con el sodio consigues que se altere el metabolismo, y el cuerpo empiece a intentar eliminarlo.

La única forma que tiene es expulsarlo junto a líquidos como la orina, o en casos extremos el sudor, y precisamente por eso retiene todo el líquido que puede en el organismo.

Otro de los problemas no menos importantes, son las reacciones que puede provocar esto, pues al beber menos alguna vez habrás notado que la orina tiene un fuerte color y olor. Esto se debe a la gran cantidad de minerales que arrastra, y por un consumo excesivo de sal se pueden disparar los glucocorticoides en la orina.

Por si fuera poco, el cuerpo tiene que hacer uso de una mayor cantidad de energía para poder deshechar este exceso de sal, y dependiendo de nuestra fisionomía, casi siempre lo que hace es destruir músculo para utilizarlo como la energía que necesita para llevar a cabo tan árdua tarea.

exceso-sal-comida-liquidos

Más sal = más hambre

Ahora viene el dilema, pues con un mayor consumo de sal, y una mayor concentración en la orina, terminamos teniendo un mayor gasto calórico. Esto el cuerpo lo traduce en hambre, lo que te puede llevar a comer más incluso sin darte cuenta.

Deberías tener en cuenta la etiqueta de los alimentos que más comúnmente sueles comer, ya que en muchos casos las dosis de sal que incluyen exceden o cubren la diaria recomendada. Y eso que es solo una cosa de las que comes al día!

¿Sueles comer mucha sal? ¿Has notado que tienes más hambre? Comenta y comparte.

Publicado en Sin categoríapor Equipo CV el