Azúcar blanco, un enemigo de la salud

El azúcar blanco no es beneficioso para nuestro cuerpo

El azúcar blanco no es beneficioso para nuestro cuerpo

El azúcar blanco no es beneficioso para nuestro cuerpo

La consumición enorme de azúcar es un problema mundial, del cual somos conscientes, pero aún así no suponemos que nosotros mismos podríamos hacer algo para cambiarlo. En nuestro país corresponden 40 kg de azúcar a una persona, lo cual es el doble de la cantidad recomendada.

¿Te gusta el dulce? Pues quizás te interesará que es lo que usas para endulzar, cuánto azúcar ingieres con tus alimentos en los que no lo esperarías, cómo te puede hacer daño el exceso de azúcar y cómo reducir su consumo o con qué sustituirlo.

¿Azúcar blanco o moreno?

Azúcar blanco, o refinado, no es beneficioso para nuestro cuerpo sobre todo por la forma de su fabricación, en la que pierde la mayoría absoluta de nutrientes, minerales y vitaminas que deberíamos aprovechar de él. Otros de los alimentos tratados de esta manera son por ejemplo harina blanca o arroz.

Con un consumo elevado de azúcar blanco y otros alimentos tratados de la misma forma privamos a nuestro organismo de calcio, un mineral esencial para la construcción de huesos y la salud de dientes. El azúcar forma parte en la formación de caries dentales y también osteoporosis (disminución de masa ósea).

Otras consecuencias negativas del consumo elevado de azúcar blanco:

  • Aumento del nivel de azúcar en sangre
  • Perdida de vitaminas B, calcio y magnesio
  • Mala influencia en la función del sistema inmunológico
  • Ayuda a crear obesidad
  • Aumenta la presión arterial
  • Aumenta el nivel de adrenalina, lo cual puede llevar a la irritación o hiperactividad

Azúcar moreno de caña, o azúcar de melaza, hecho a base de cristalización y centrifugación sin refinar, mantiene mucho más calcio y magnesio que el azúcar blanco. Contiene más nutrientes y no aumenta el nivel de azúcar en sangre tan radicalmente. El azúcar natural (moreno de caña) no tiene que ser siempre la opción más saludable. Otra vez depende del método usado en su tratamiento, de si es teñido, refinado etc. Hay que leer bien las etiquetas.

Edulcorantes artificiales

Quién confía en el consumo más “saludable” de alimentos y productos con edulcorantes artificiales, no se beneficia tanto como cree. Los experimentos con estos edulcorantes no traen resultados muy positivos, aunque las opiniones de los especialistas son dispares. Decididamente no son adecuados para niños, mujeres embarazadas o dando pecho y personas propensas a alergias alimenticias.

Al igual que en azúcar moreno, aquí también es importante leer bien las etiquetas de los productos que solemos comprar. Hay que tener cuidado por ejemplo con productos “light” o “sin azúcar” que suelen contener una gran cantidad de edulcorantes artificiales. Se trata de diversas bebidas, mayonesas, dulces, yogures bajos en grasa, cereales y también de algunos condimentos como kétchup o mostaza.

Índice glucémico

Indica la velocidad de la absorción de glucosa de un alimento dado, en este caso de diversos tipos de edulcorantes.

Edulcorantes con gran cantidad de azúcares simples (azúcar blanco, natural moreno) elevan muy rápido el nivel de azúcar en sangre, por tanto tienen un índice glucémico alto:

  • Miel
  • Algunos cereales
  • Algunas cervezas
  • Patatas fritas de bolsa saladas

Los edulcorantes que contienen azúcares complejos son más delicados, se trata por ejemplo de malta de arroz o sirope de agave. Los alimentos con el índice glucémico bajo aumentan el nivel de azúcar lenta y gradualmente, así que son adecuados para diabéticos:

  • Fruta
  • Verdura
  • Nueces
  • Arroz integral
  • Pan integral

¡Endulza tu vida de una manera más saludable!

Satisfacer las ganas de comer dulce es totalmente natural y no es necesario oponerse a ello siempre y cuando lo hagamos de manera correcta. Empecemos por eso a usar azúcares naturales y consumir lo menos posible los refinados.

Aprovechemos el sabor dulce natural de alimentos más saludables como son algunos cereales, nueces, fruta y verdura dulce. Cuidado con azúcares “escondidos” en el pan, refrescos y condimentos. Reduzcamos la cantidad de azúcar en café y té y sobre todo en el menú de niños pequeños. Podemos elegir alguno de los productos ofrecidos en biotiendas, los que endulzan de una manera más delicada y saludable.